Planes de ocio

Venecia te espera

By  | 

La enigmática Venecia te espera desde que llegas a Marco Polo, el aeropuerto más cercano a la ciudad situado a unos 8 km de la ciudad. Ahí comienza el descubrimiento de esta maravillosa ciudad, porque para llegar hasta Venecia tienes que coger transporte que van desde autobuses, que te dejan en la estación de trenes y autobuses en un extremo de la ciudad y a partir de allí tendrás que coger un vaporetto o subir y bajar escaleras, puentes y perderte entre las laberínticas callejuelas con la maleta rodando detrás tuyo o…

… si vas con amigos o quieres darte un placer debes coger un taxi acuático, el precio es caro, pero puedes negociar con el conductor que además de llevarte a la parada más cercana a tu hotel te de una vuelta por la ciudad… es una maravilla llegar a Venecia de esta forma. Desde el aeropuerto hay una “autopista” en el mar que sorteando las islas que rodean Venecia te lleva hasta el Gran Canal y entrarás en Venecia por la puerta grande, nunca mejor dicho.

Desde el Gran Canal podrás observar la magnificencia de Venecia, con sus museos, iglesias, palacios y plazas, hasta llegar a San Marcos, pasarás delante del Puente de los Suspiros y seguirás hasta llegar al Puente Rialto donde aumentará el tráfico de góndolas y así hasta llegar a tu parada, no sin antes “callejear” por entre los estrechos canales que te mostrarán la Venecia más doméstica y decadente, entonces te sentirás enamorado de la ciudad.

Hay que decir, que no es una ciudad barata, pero un viaje a Venecia de 5 días con avión y hotel/apartamento no tiene porque superar los 600€ por persona, siempre que te amoldes a las ofertas que hay y no te alojes en el mismo centro de Venecia, porque cuánto más céntrico y lujoso sea el alojamiento, más caro será tu viaje. No tienes porque elegir la opción de desayuno porque Venecia merece que salgas a desayunar a algún lugar maravilloso de los que hay por todas partes.

Para empezar tu visita a Venecia lo mejor es tomar la línea 1 del vaporetto, que atraviesa en zigzag el Gran Canal, en cada una de sus riveras podrás disfrutar de los múltiples palazzos góticos, renacentistas o barrocos pudiendo bajar donde más te convenga, aunque una buena elección sería descender en la parada del Puente de Rialto y visitar el mercado que se sitúa en su ribero cada día excepto los domingos, y además si quieres puedes tomar el aperitivo en alguno de los cafés y ristorantes que hay en sus alrededores denominado spritz que beben todos los venecianos, hecho con prosecco, campari y agua con gas y una tapa veneciana.

Desde aquí puedes y casi que debes ir caminando hasta la Piazza San Marco, para visitar su famosa pasa, la basílica bizantina de San Marco y subir hasta el Campanile, si has tenido la gran idea de comprar las entradas por internet, porque no harás colas y será la única forma de que disfrutes de sus maravillas sin agobios. Podrás ver de cerca los famosos caballos traídos de Constantinopla después de la Cuarta Cruzada y disfrutar de las vistas de la piazza desde su balcón. Cuando salgas y antes de entrar al Palazzo Ducale, donde vivía el Dux de Venecia desde siempre, donde se encuentra la prisión donde estuvo preso Casanova, y desde la que salían los suspiros de los presos que han dado nombre al Puente de los Suspiros, que forma parte del palazzo, puedes descansar y tomar algo en algunos de los cafés de la plaza, pero no te lo recomiendo porque son “salvajemente” caros.

Al día siguiente, puedes coger de nuevo el vaporetto que te llevará al Dorsoduro, por el que se levanta desde la basílica barroca de Santa Maria della Salute hasta el Museo Guggenheim o las colecciones de arte de las Gallerie dell’Accademia, entre un bucólico entramado de callejuelas, puentes, palazzos e iglesias por los que perderse una y mil veces hasta acabar dando con el Campo Santa Margherita, con su plaza llena de terrazas en las que disfrutar del buen tiempo y de un almuerzo o cena muy agradable y a buen precio.

Si te queda un día más, lo dedicaría a visitar también con vaporetto las islas de Murano y Burano, pudiendo visitar las fábricas de cristal de Murano y comer pescado fresco en alguno de los múltiples restaurantes con encanto al borde del mar. Ya que tienes tiempo puedes aprovechar para visitar la famosa isla de Giudecca donde se encuentran los hoteles más lujosos y los restaurantes más elegantes como el Harry´s Dolcy con vista a la Piazza San Marco y al Gran Canal para que se te quede esta imagen en tu retina.

venecia7
venecia5
venecia3
venecia1
venecia2