Home

La verdadera chispa de la vida no está en los refrescos

By  | 

Los refrescos gaseosos son la bebida más consumida a nivel mundial. Y ya que forma parte de nuestra dieta es importante que sepamos bien cuáles son las consecuencias indeseables que su consumo excesivo nos puede acarrear.

Pues bien, los refrescos tienen alto contenido de azúcar, aditivos, conservantes y muchas otras cosas que según los nutricionistas son dañinas para la salud. No hace falta ser nutricionista para darnos cuenta de los efectos que producen en las personas, especialmente si nos fijamos en las que los consumes de forma desmedida.

Uno de los principales problema es el aumento de peso. Las calorías de los refrescos no aportan ningún nutriente al organismo, lo que se traduce en aumento de peso. Contienen jarabe de maíz, que no es metabolizado por el cuerpo de la misma manera que el azúcar normal.
El consumo constante de este tipo de bebidas puede aumentar el riesgo de padecer de diabetes tipo 2. Este tipo de diabetes te puede llevar a un deterioro físico importante.
La cafeína en gran cantidad puede ocasionar nerviosismo, ansiedad e irritabilidad, así como dolores de cabeza.
Por otro lado también afecta a la salud de los huesos, así que las personas que padecen de osteoporosis no deben consumirlos.
El ácido y el azúcar de los refrescos dañan el esmalte dental, produciendo caries y provocando serios problemas. Y por último, el azúcar contenido en los refrescos se convierte en grasa, el colágeno pierde fuerza y la piel pierde firmeza, llegando la temida celulitis.

Interesante ¿verdad?
Pero te vamos a dar una alternativa a los refrescos. Puedes preparar zumos naturales de una forma muy especial que hará que tú y los tuyos no echen de menos los refrescos azucarados.
Echa un vistazo al siguiente vídeo de Mikel López Iturriaga, que él mismo denomina “La chispa de la vida, no de la obesidad”. Nos encanta este refresco casero de sandía, limón y miel.

http://elcomidista.elpais.com/