Home

La mala fama de los huevos

By  | 

Dicen que allá por los años 70 nació la idea de que si comías muchos huevos el colesterol te invadía las arterias y que tu salud cardiovascular se iría al traste. Pues bien, aún hoy seguimos pensando eso mismo.
La idea surgió porque los huevos contienen entre 185 mg y 200 mg de colesterol y según las autoridades sanitarias, consumir más de 300 mg al día no es beneficioso. Así que si degustabas dos huevos en un día ya estabas más que pasado de colesterol.

Hoy en día se sabe que los huevos aportan fosfolípidos, como por ejemplo la lecitina y que nos ayuda a disminuir la absorción intestinal del colesterol, por lo tanto, ayudándonos a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Y la cosa es que todos, absolutamente todos tenemos mucho miedo al colesterol, que parece ser el mal de la sociedad. Tan solo el 15% del colesterol que tiene nuestro cuerpo lo produce la dieta, el resto lo fabrica él solito. Si la persona practica el sedentarismo, consume grasas saturas y es obesa pues lo fabrica la mar de bien. También hay personas que lo fabrican más de la cuenta por tendencia genética, pero de eso la dieta no tiene culpa.

 

Fried egg and greens open sandwich on the cut board

 

Luego está el mito de la yema, que es cierto que contiene más grasa y calorías pero que es un magnífico alimento lleno de nutrientes como hierro, calcio, fósforo, zinc, vitaminas A, D, E, Omega 3 y vitaminas B6 y B12. Lo curioso es que todos estos nutrientes son buenos para la salud cardiovascular.
Como todo en este mundo, los excesos no son buenos. Lo ideal es consumir los huevos y el resto de alimentos de forma equilibrada beneficiándonos así de todo el valor nutritivo que nos pueden aportar.
Cuanto mejor nos alimentemos, menos medicamentos tomaremos y gozaremos de mejor salud. Así que vamos a darle un punto positivos a los huevos.