Deporte

Cuatro ejercicios que puedes hacer en la oficina para tonificar

By  | 

¿Quién ha dicho que no se puede hacer ejercicio en la oficina?
Eso sí, tienes que tener mucha confianza con los compañeros o importarte un pimiento lo que piensen. De lo que se trata es de aprovechar al máximo el tiempo que pasas trabajando a favor de tu cuerpo. Y créeme, se puede conseguir.

Ejercicios para hacer en la oficina

Abdominales. Ejercicio muy fácil de hacer y que nadie notará. Pon la palma de tus manos en el asiento de la silla, preferiblemente que sea sin ruedas, y sube los glúteos unos centímetros. Mantén las rodillas dobladas y de paso, elévalas todo lo que puedas, nunca te ayudes con ellas. Baja el cuerpo lentamente.
Repite el ejercicio todo lo que puedas y ¿sabes qué conseguirás? Pues fortalecer los abdominales, glúteos y brazos.

Pantorrillas. Apoya la espalda en la pared y deslízate por ella hacia abajo. Mientras mueve los pies hacia adelante hasta que tus piernas formen 90 grados. Vamos, que adoptes forma de silla. ¿Serás capaz de aguantar esta postura? Aguanta un minuto y repite todas las veces que puedas. Conseguirás unos muslos tonificados. Nuestra recomendación es que cuando creas que vas a hacer este ejercicio, te pongas pantalones para ir a la oficina.

Tonificar brazos. Esta forma es muy sencilla y efectiva, solo que tienes que buscar una mesa que sea fuerte. Colócate de espaldas a la mesa y apoya sobre ella las manos, la distancia entre las manos debe ser el ancho de tus hombros. Desliza las piernas hacia delante y eleva el peso del cuerpo haciendo fuerza en los brazos, recuerda mantener los hombros rectos. Con este ejercicio endurecerás los brazos.

Glúteos. Si, también puedes hacer algo por ellos a pesar de estar sentada todo el día. Eso sí, nada de ropa ajustada para hacer este ejercicio. Ponte de pie con las manos en las caderas y coloca la pierna derecha ligeramente por detrás del cuerpo y comienza a flexionar la rodilla izquierda. La rodilla derecha siempre estirada hacia atrás. Cuando llegues a estar de cuclillas, mantén la postura y comienza a subir lentamente. Cambia de pierna.

¿Te animas?