Home

Consejos para que no te afecte el cambio de hora

By  | 

¿Eres de las que te afecta el cambio de hora?

Pues el 29 de este mes empezamos en el horario otoñal. El cambio de hora es algo por lo que pasamos dos veces al año y en la sociedad hay reacciones para todos los gustos. Mientras unas ni sienten ni padecen, otras en cambio, les cuesta un poquito adaptarse.
Todo este baile de reloj se lo debemos a Benjamín Franklin, que en 1784 propuso aprovechar mejor las horas de luz natural y así ahorrar en velas y cera. Ahí empezó la cosa.
Hoy en día el cambio de hora se ha regulado en la gran mayoría de países con el fin de disminuir el consumo eléctrico, y aunque esta medida es muy discutida por los entendidos, todo indica que no vamos a dejar de vivirla.
El cambio de hora genera en nuestro organismo una serie de cambios neurohormonales que no son graves. El desajuste suele durar unos días, lo que tarda el cerebro en entender lo que ha pasado.

pocket-watches-436567_960_720

Los más afectados

Cada persona es un mundo y se toma las cosas a su manera, eso para empezar. Aunque los síntomas más comunes que experimentamos son cansancio, algo de confusión o desgana. El grupo de personas que sienten más el cambio son las que tienen edades entre los 25 y 55 años. Estas personas al llevar una vida más activa y con más obligaciones (trabajo, casa, hijos…) sienten que se les desordena un poco el día, y por lo tanto les puede generar ansiedad.
De todas formas, es un poco de todo. Reducción de horas de luz, llegada del frío, cambio de hábitos con respecto a la estación anterior…

woman-918981_960_720

Ansiedad o depresión

Curiosamente cuando el cambio de hora se produce en verano lo sufren más las personas con ansiedad y el cambio otoñal lo sufren más los depresivos. Pero si el cambio se hace muy duro, quizá se debería consultar con un experto, ya que no debe ir más allá.

Consejos

Hay expertos en psicología que nos dan ciertos consejos para sobrellevar mejor estos días:
– Acostarse y levantarse a la hora de siempre, sin dejarnos llevar por la falta de luz
– Dejar de repetirnos constantemente: “¡ya es de noche!”
– Hacer deporte, fundamental
– No tomar bebidas que interfieran en el sueño, como las que contienen cafeína
– Tomar algún suplemento vitamínico si se siente mucha apatía y cansancio