Home

3 consejos para que la Navidad sea emocionante

By  | 

¿Eres de las que desean que las fechas navideñas pasen cuanto antes? ¿Eres de las que no ven las cosas buenas de esta época? Te entendemos.
Así que hemos decidido escribir un post sobre lo bueno que tiene la Navidad, y así poder verla desde otro punto de vista. Vamos allá.

1.- Te estresa la cena de Nochebuena.
Pues bien, la técnica para que estés relajada es organizarlo todo con antelación. Yo soy de las antiguas, de las que andan por ahí con agenda en mano y lápiz. Así que apunta todo lo que tienes que hacer y distribúyelo en los días previos, selección de menú, compra de ingredientes, llamadas telefónicas, compra de regalos, decoración…
Tienes varias opciones para que esto salga bien. Si quieres cocinar puedes elegir recetas fáciles navideñas como las que iremos publicando en nuestro blog. Si no quieres cocinar selecciona un catering, una empresa de comida casera… también puedes invitar amablemente a tu familia que todos aporten algo para esa noche, verás cómo te sorprenden y te quitan trabajo.
Lo bueno: lo importante es la reunión, pasar un rato agradable y disfrutar de la compañía de los tuyos.

food-sweet-cookies-christmas-medium

2.- No tienes tiempo para ti.
Selecciona unos días para una escapada romántica o dedica unos días a hacer excursiones con los niños por ejemplo, puedes consultar en nuestro blog senderos para hacer en familia. En la medida que puedas practica deporte, si es propio de esta estación mejor, como esquiar.
Reserva un día para un masaje, para reflexionar sobre el año que dejamos atrás…
Lo bueno: es época para coger fuerzas y empezar el año con energías renovadas, no lo olvides.

3.- Encuentros familiares.
Si eres de las que van a las reuniones por obligación, te diremos que todo depende de dónde te sientes. Elige un sitio donde no tengas cerca a las personas con las que tienes menos relación. Una técnica que suele funcionar es la de evitar temas conflictivos, como política. No bebas demasiado y retírate cordialmente a tiempo.
Lo bueno: en ocasiones viejas rencillas quedan olvidadas y si nos centramos en recordar buenos momentos, todos se unirán a la fiesta con alegría.

ch